Proyectos

Me paso la vida entre nubes de mis propias maquinaciones. No digo que sea algo malo, pero tampoco que sea algo bueno.

Vivo mi vida en futuro. Constantemente intentando ver más allá de mañana.; queriendo saltarme los pocos meses que me quedan y llegar a eso que espero. El problema es que así se va la vida. De pronto, sin darme cuenta, ya no solamente han pasado esos meses, esos días. Ya llegó y vino lo que quería y yo seguía viendo de frente. esperando algo más, algo mejor a la vuelta del camino.

Y súbitamente miro hacia atrás y me encuentro con que 5 años se me han ido. Cinco, como los dedos de mi mano; como los océanos del mundo; como los miembros de mi familia inmediata; como los años que se me han ido y no han de regresar.

Y entre tanto proyectar a futuro no acabo de llegar al presente que me llama constantemente a detenerme y mirar a mi alrededor; disfrutar la luz del sol a través de una ventana en pleno invierno; a terminar de leer ese libro que hace tres meses que empecé; a virvir el hoy por hoy intentando no preocuparme por mañana.

Pero ya llegó un mensaje, ya llegó un correo, ya salió uno nuevo de esos que quieres tener, de los que quieres lograr, de lo que quieres ganar. Y sale rapidamente mi mente disparada como liebre en cacería, en búsqueda de un nuevo proyecto, un nuevo rincón que llamar hogar para acurrucarse.

Tal vez algún día lo encuentre, ese sentimiento de bienestar forjado en mi propia seguridad y estabilidad, dejando atrás mi propia debilidad de seguir viendo adelante sin querer mirar atrás.

Tal vez algún día llegue. Tal vez algún día aprenda a vivir en el presente sin resbalar hacia el futuro cada segundo que pasa.

Incluso mientras escribo estas palabras, deseando algo que aún no soy, este ejercicio se vuelve redundante por necesidad.

Y me doy cuenta que tal vez es momento de aceptar que vivo por lo que puedo lograr, por lo que puedo alcanzar, por lo que quiero aún recordar que hice, por lo que aún me falta por vivir; que vivo por el deseo de mirar hacia atrás y darme cuenta de que todo lo que soñé se volvió realidad.

Tal vez entonces deje de soñar.

Por ahora, miro al frente y empiezo a caminar.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s